Jóvenes

Visión general del Ministerio Joven

Al mirar a los desafíos del liderazgo del Ministerio Joven, debemos continuar invirtiendo en conocer a nuestros jóvenes y emplear los mayores esfuerzos en la integración de ellos a la iglesia. El Ministerio Joven de la División Sudamericana tiene objetivos osados para nuestra juventud, y los dos principales son: hacer de cada joven un discípulo y un misionero.

Para que eso suceda, es fundamental el papel del liderazgo local. A continuación, describiré las grandes bases, acciones, actividades y recursos que involucran al Ministerio Joven y de qué manera podemos avanzar de forma efectiva hacia la realización de estos dos grandes objetivos propuestos. Si soñamos que cada joven sea un discípulo y misionero de Cristo, entonces focalizaremos nuestras iniciativas con base en tres pilares fundamentales: comunión, relacionamiento y misión.

 

COMUNIÓN

Para fortalecer la vida espiritual del joven, será vital adoptar tres caminos importantes que son: devoción personal, adoración y enseñanza.

• Estudiar la Biblia diariamente por la lectura y reflexión de un capítulo diario, siguiendo el proyecto Reavivados por su Palabra y la lectura de los libros del Espíritu de Profecía.

• Estudiar la Lección de Escuela Sabática todos los días, impulsando a los jóvenes a que, semanalmente, tengan su encuentro en el espacio joven de la Escuela Sabática y compartan lo que aprendieron. Acceda: editorialaces.com

• Promover la realización semanal del Culto Joven y, por lo menos, una vez por mes, un encuentro joven distrital. Este espacio será muy importante para el crecimiento espiritual, de forma colectiva, de nuestra juventud. Básicamente, este culto debe tener cuatro elementos: (a) alabanza inspiradora (b) oración significativa (c) testimonio motivador (d) mensaje bíblico práctico. Ingresa a: https://www.adventistas.org/es/jovenes/proyecto/culto-joven/

• Hacer del Campamento de verano, a comienzos del año, una herramienta intencional de ayuda para el crecimiento espiritual de los jóvenes. Ingresa a: adv.st/seguridadja

• Realizar vigilias que puedan ser de influencia en la caminata espiritual de los jóvenes.

• Participar activamente de la Semana de Oración Joven en la que, a cada año, la temática esté dirigida a los jóvenes y sus necesidades.

• Incentivar la participación en congresos de jóvenes, que deben funcionar como inyección de ánimo y refuerzo para la comunión.

 

RELACIONAMIENTO

Debemos incentivar a los jóvenes a vivir y ser pastoreados en pequeñas comunidades:

• Promover el encuentro semanal de sábado en la iglesia para la Escuela Sabática Joven. En este encuentro, debe haber un programa espiritual, bien planificado y con la participación efectiva de todos los jóvenes. Una sala para jóvenes decorada podrá ser un gran incentivo para que ellos tengan su espacio de relacionamiento cristiano y crecimiento en grupo.

• Participar activamente de los Grupos pequeños de jóvenes. Este encuentro semanal en las casas tiene valor significativo para que los jóvenes desarrollen amistad; sentido de pertenencia, incentivo para la misión; y el desarrollo de dones espirituales.

• Incentivar la realización de encuentros de sociabilización entre los jóvenes, promoviendo la recreación (deportes, momentos de confraternización). Eso es importante para estrechar las relaciones saludables dentro de la comunidad joven de la iglesia local y el distrito.

• Promover acciones y estilo de vida cristianos en la comunidad de tal manera que el factor intergeneracional (diferencias culturales, valores, aspectos sociales entre jóvenes y adultos mayores) sea considerado como algo importante que debe ser siempre tenido en cuenta. De esa manera, las nuevas generaciones crecerán y serán guiadas por la generación con más experiencia. Esta relación es muy saludable para una convivencia armoniosa en la iglesia.

 

MISIÓN

Debemos involucrar a los jóvenes en la misión de la iglesia, según la comisión evangélica de Hechos 1:8: “recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en…”

Jerusalén

El desafío es involucrar a los jóvenes en acciones de evangelismo de la iglesia local y motivar a cada uno a dar testimonio del amor de Dios a los familiares, amigos, vecinos, compañeros de facultad y a todos aquellos que no conocen el mensaje de salvación.

Ruta de la amistad – Incentivar a cada joven a dar testimonio a un amigo por medio de una ruta de acciones e invitaciones que tengan como base el principio de la amistad, para llevar a ese amigo al conocimiento de las verdades eternas por medio de la Biblia en conjunto.

Clases bíblicas – Mantener una clase bíblica para jóvenes estudiantes, teniendo en vista la preparación de ellos para el bautismo de primavera.

Ministerios en los campus universitarios – Llevar a cada joven universitario a ser un embajador de Cristo en las universidades seculares. Que puedan comprender y asumir el papel relevante como misioneros en lugares difíciles para la predicación.

Desafíos misioneros – Promover proyectos misioneros por medio de la Escuela Sabática Joven, grupos pequeños, en un período quinquenal o mensual, siendo los pies y las manos de Jesús para la comunidad.

Global Youth Day – Realizar anualmente el programa Día Mundial del Joven Adventista. Los jóvenes celebrarán este día con un culto breve y, en seguida, saldrán a las calles con la iglesia para participar de acciones de testimonio en la comunidad. El eslogan expresivo para esta campaña es Be the sermon (Sé tú el sermón).

Proyecto Vida por vidas – Participar de manera activa de esta campaña en algunos momentos oportunos a lo largo del año, con donación de sangre (consulte el sitio web vidaporvidas.com ). Ingresa a: vidaporvidas.com

Impacto Esperanza – Participar de la distribución de libros misioneros en el día de la realización de este proyecto misionero, formando parte del movimiento general de la iglesia, pero también a lo largo de todo el año.

 

Judea

Misión Caleb – Es imprescindible el papel del líder JA para la realización del proyecto Caleb en la iglesia local, en la motivación, en la capacitación, en la organización, estrategia y en el compromiso de todos los miembros con este movimiento, que hoy por hoy es el mayor evangelismo joven alrededor del mundo. Ingresa a: www.misioncaleb.org

Un año en misión – Incentivar, como iglesia, el envío de un joven seleccionado para el proyecto OYiM. Como líderes, necesitamos invertir para que los jóvenes tengan esa oportunidad que cambiará tu vida y multiplicará la visión misionera en cualquier lugar en el que estén. Formar una generación de líderes con un énfasis misionero claro debe ser prioridad para la iglesia local. Ingresa a: oyim.org

 

Hasta lo último de la Tierra:

Servicio Voluntario Adventista – Promover el espíritu misionero, incentivando a los jóvenes a alcanzar lugares más lejanos. La iglesia local debe ser una agencia de envío de misioneros para el mundo, motivando a los jóvenes a participar de esta experiencia por medio del SVA y la preparación en la escuela Send Me de misiones de cada asociación. Ingresa a: sva.adventistas.org/es/

Sueña en grande – Elena de White fue muy clara cuando habló del ministerio de las publicaciones a los jóvenes y el potencial que ese ministerio tiene para desarrollar las competencias y habilidades de la juventud para el cumplimiento de la misión. Ingresa a: https://www.adventistas.org/es/publicaciones/proyecto/suena-en-grande/

ADRA – Existen proyectos de voluntariado de corto y largo plazo, a fin de que los jóvenes puedan involucrarse en la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales. Ingresa a: adra-sudamerica.org

 

Para conocer más y prepararse mejor para servir a nuestros jóvenes, también puedes participar del Programa de Desarrollo de Líderes y pon en tu corazón la meta de ser investido como líder de jóvenes. Ingresa al sitio liderja.com y también baja la aplicación Líder JA para seguir de cerca las novedades y los recursos para liderar mejor a la juventud de tu iglesia local.

El abanico de oportunidades y proyectos es variado y creativo para involucrar a nuestros jóvenes en una experiencia de comunión con Dios, con otros y el compromiso con la misión de salvar personas. Nos corresponde a nosotros, como líderes, incentivar y promover el compromiso de nuestros jóvenes en estos diferentes movimientos. Creer en la juventud y en su potencial es fundamental para tener verdadero éxito con ellos y por me dio de ellos. Demonstrar de manera clara que existe una preocupación por ellos, y que juntos queremos hacer una iglesia para todos es algo esencial. Si tenemos decisión y empeño en esta dirección, lograremos hacer de cada joven un discípulo y un misionero.

WordPress Lightbox