Jóvenes

#MediaNaranja

“Es mi #MediaNaranja”. ¿Ya escuchaste esa ex­­­­presión? Esta semana, mientras revisaba los hashtags más utilizados me deparé con el que acabo de mencionar. Media naranja, nada contra pero, ¿no había otra fruta? Entonces mi espíritu investigador me lleva a buscar el origen de esta expresión y oh sorpresa, resulta que no era #MediaNaranja, era #MediaManzana. Ahí la situación mejora bastante porque me encantan las manzanas. Entonces, déjame compartir contigo uno de mis descubrimientos más recientes e interesantes.

El creador de esta frase fue Platón, en su obra “El banquete”. En ella se cuenta un mito bastante interesante y lleno de imaginación al estilo griego. La tierra era habitada por seres de tres sexos: hombres, hijos del sol, que tenían una apariencia diferente a los hombres de hoy en día, pues eran seres de dos cabezas, cuatro piernas y cuatro brazos. También estaban las mujeres, hijas de la tierra, con dos cabezas, cuatro brazos y cuatro piernas. Finalmente estaban los andróginos, con una cabeza y cuerpo de mujer, una cabeza y cuerpo de hombre, presentados como hijos de la luna. Un bello día el dios Zeus observó la arrogancia de estos seres y, para castigarlos y enseñarles a ser sumisos, mandó su poderoso rayo que dividió a hombres, mujeres y andróginos en dos; convirtiéndolos así en seres incompletos. Es así como la mitología griega explica la búsqueda a veces desesperada de los seres humanos por su “media manzana”, su mitad perdida, el pedazo que los va a completar. El punto es: ¿será que realmente tenemos que sentirnos incompletos al estar solteros? ¿Será que tenemos que ir por la vida buscando a nuestra #MediaManzana?

Actualmente, gracias a las películas y series comerciales de Hollywood el concepto de amor se ha visto muy tergiversado. Literalmente se pintan las historias más crueles o en el otro extremo las más rosadas y llenas de corazoncitos. Entonces se vuelve común ver a personas sufriendo porque su #MediaManzana o no aparece o simplemente la existente no suple sus expectativas. Y ahí viene la sensación de sentirse incompleto. La situación puede empeorar si ya hemos pasado por más de una ocasión en la que creíamos haber encontrado a la #MediaManzana, pero resulta que estaba algo agusanada y no funcionó. Tras haber analizado la cultura popular y haber colocado algunos puntos importantes sobre la mesa, quisiera reflexionar un poco sobre este asunto de sentirse incompleto.

Dios dijo: “no es bueno que el hombre esté solo” (Génesis 2:18). Al decir hombre, en realidad se engloba a los seres humanos en general. Correcto. Adán sentía que algo le faltaba, el Espíritu de Profecía lo menciona, ¿por acaso la Biblia menciona que se sentía también agobiado y preocupado? Hay muchos jóvenes que, conforme va pasando el tiempo, comienzan a autopresionarse con el asunto de encontrar al compañero para la vida. Se aferran fuertemente a este versículo y la palabra “incompleto” comienza a pesar más de lo que debería. Adán sabía que le faltaba algo, pero considero que también confiaba en su Creado y sabía que Él cuidaría de cada detalle de su vida. Entonces se concentró en las tareas que se le habían encomendado. Clasificó y nombró a cada animalito y planta existentes en el Jardín del Edén. ¿Crees que fue fácil? Probablemente le llevó un buen tiempo, inversión de energías y concentración. Cuando menos lo esperaba, Dios lo llamó a descansar y obró el milagro. Si un día voy al cielo quiero que Dios me muestre en pantalla gigante la expresión de Adán cuando vio a Eva por primera vez. Ya me imagino la escena. ¿Hubiera servido de algo que Adán se desesperara o se sintiera incompleto? Lo mejor que pudo hacer fue concentrarse en su trabajo, en sus cosas, en su vida y Dios cuidó del resto. Le dio algo mucho mejor de lo que había soñado y esperado.

Yo creo firmemente que ese mismo Dios ha preparado a alguien especial para ti, pero todo tiene su tiempo. ¿Acaso los tiempos de Dios no son mil veces mejores que los nuestros? ¡Confía! Si en la Iglesia te molestan por seguir soltero, si te dicen #foreveralone, si eres el violinista oficial del grupo, por favor no te sientas incompleto; solamente confía en que tu Creador tiene a alguien especial y te lo va a presentar en el momento correcto. Concéntrate en tus estudios, da lo mejor de ti en el trabajo, sé amigo de todos, sé líder en tu grupo y trata a todos con amor. Entrega tu camino al Señor, confía y Él hará. Y si en estos momentos tu corazón está despedazado por alguna relación frustrada, recoge los pedazos y dáselos a Dios. Él es experto en restaurar lo que humanamente consideramos imposible. Si amaste y no fuiste correspondido, alégrate al saber que tu corazón fue capaz de amar en medio de la adversidad. Y finalmente recuerda que el amor llega a quien sabe esperar; a veces necesitamos que Dios trabaje en nosotros y nos enseñe lecciones valiosas estando solos, para así poder disfrutar de una vida de a dos a plenitud. ¿Incompletos? Jamás. Estamos viviendo una etapa importante que nos llevará a una etapa mucho mejor.

Silvia Tapia – Analista de Marketing en Internet y Redes Sociales



comments powered by Disqus

WordPress Lightbox