Ministerio de la Familia

RMC

El Encuentro de Matrimonios tipo RMC (Renovación de Matrimonios con Cristo), tiene como blanco desarrollar hábitos espirituales en la vida del matrimonio a fin de fortalecerlos en intimidad con Cristo, en la renovación matrimonial y en el cumplimiento de la Misión.
Normalmente iniciado en un fin de semana, debe conducir al matrimonio a una experiencia de comunión mediante la oración y el estudio de la Biblia, llevándolos a una completa dependencia de Cristo.
Pero también lleva al matrimonio a una nueva experiencia de vida que les permita encontrar un nuevo sentido para la relación conyugal, además de desarrollar en el matrimonio un sentimiento de compromisos para con la salvación de otras parejas.
Haga click para conocer el anexo 5 del voto 2008-253  de la División Sudamericana, que propone el RCC como la versión adventista para el ECC.

Realice la renovación de votos en su iglesia o grupo pequeño. Escoja una pareja para conducir los votos.

Votos – Marido y mujer
Líder marido: Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree…” sobre toda la Tierra.
Líder mujer: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”.
Matrimonios: “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”.
Líder marido: “Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer…”.
Líderes: Así como fue en el Edén, dejamos a nuestros padres y nos acercamos uno al otro, eligiendo ser una sola carne mediante el matrimonio.
Líder marido: Y vio Dios el matrimonio que había creado, y dijo que era bueno.
Mujeres: Este es mi amado y mi amigo.
Esposos: Encontré una mujer virtuosa, mi corazón confía en ella.
Matrimonios: Como rededicación a Dios y de uno al otro, en presencia de nuestros amigos, renuevo mis votos de amor por ti, mi compañero(a) querido(a), para que sigas siendo mi mejor amigo(a), para entenderte, aceptarte, animarte, perdonarte y crecer juntos mientras el Señor nos dé vida.
Líderes: “lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Mateo 19:6).

Textos adaptados de Génesis 1:26-31; 2:7, 18, 21-24; Cantares 5:16; Proverbios 31:10, 11.


WordPress Video Lightbox