Ministerio del Niño

El guardia y el ángel

a-sus-angeles_salmo91v11

Texto bíblico: “Porque a sus ángeles mandará por ti para que te guarden en todos tus caminos”. Salmo 91:11. Descarga las actividades para este sábado!

Objetivo: Hablar sobre cómo los ángeles protegían a Elena de White; y contar la conversión del guardia responsable de protegerla.
Recursos utilizados: Una carpa fácil de armar y desarmar, una porra o un casco o algún objeto que caracterice a un guardia.

Introducción: Hemos escuchado muchas historias sobre cómo Dios envió ángeles para proteger a sus hijos en alguna situación peligrosa. La vida de Elena de White y de los pioneros está repleta de historias de cómo fueron protegidos, ya sea de un accidente o de otras personas que querían hacerles daño. La historia de hoy es muy linda porque la protección de un ángel hizo que un guardia decidiera cambiar su vida para siempre. ¿La escuchamos?

Historia: Hacía algún tiempo que Jaime había muerto. Elena sintió que Dios la estaba llamando para realizar un trabajo especial del otro lado del continente, en un país llamado Australia.
En cierta ocasión, los adventistas de Australia resolvieron hacer un gran campamento donde Elena de White sería la invitada para presentar los temas. Muchas personas se reunieron allí. Había más de cien carpas armadas y más o menos unas quinientas personas. Todos estaban muy animados. Les gustaba escuchar a Elena de White hablar de los diez mandamientos, el sábado y la segunda venida de Jesús.

Pero no todas las personas estaban felices con esa reunión. Había un grupo de jóvenes que estaba causando problemas. Ellos eran malvados y llegaron hasta a destruir algunas carpas. Cuando supieron que Elena de White era la persona más importante, resolvieron hacer algo diferente con ella. Creyeron que sería una buena idea derribar la carpa donde se alojaba. Pero para que fuera más gracioso, lo harían estando ella adentro de la carpa.

Antes de poner el plan en acción, los comentarios llegaron a oídos de los encargados del campamento, y estos llamaron a la policía. Se eligió un policía alto y fuerte para hacer guardia frente a la carpa de la señora White. Ella no se preocupó porque sabía que los ángeles la protegían.

Parece que los muchachos desistieron de la idea cuando supieron del policía fuerte, pero algo muy interesante sucedió. Pasada la medianoche, el guardia notó algo diferente. Al dirigirse a la carpa de la Sra. White, tomó su porra, pero lo que vio fue una luz en forma de ángel. Quedó tan impresionado que se arrodillo allí mismo. Al día siguiente, contó lo que había visto, pero nadie se sorprendió, pues todos sabían que Elena de White era una mujer especial. Para terminar la historia tengo que decirles que el policía asistió a todas las reuniones del campamento, y después comenzó a asistir a la iglesia. Aceptó a Jesús como su Salvador y fue bautizado. Dejó de ser policía para hablar del amigo que había encontrado.

Llamado: Aunque no los podemos ver, los ángeles de Dios están a nuestro lado protegiéndonos y cuidándonos. Que nunca nos olvidemos de esto y que podamos hablar de Jesús a todas las personas con quienes nos relacionemos.

Baje el libreto completo!

WordPress Lightbox