Ministerio del Niño

Alfombras de retazos

la-mujer-sabia_Proverbios14v1

Texto bíblico: “La mujer sabia edifica su casa […]” Proverbios 14:1.Descarga las actividades para este sábado!

Objetivo:Mostrar que Elena de White era una mujer como las otras y tenía actividades preferidas.
Recursos utilizados: Tiras de tela de colores y una alfombra hecha de tiras ya lista.

Introducción: ¿Qué les gusta hacer cuando no tienen alguna actividad definida? Son las cosas que los adultos llaman pasatiempos. A mí, por ejemplo, me gusta _____________ en las horas libres. [Citar ejemplos de pasatiempos conocidos de los miembros de iglesia]. Elena de White era una mujer muy ocupada. Cuando no estaba escribiendo, viajaba, cuando no viajaba, predicaba. Tenía tantas cosas para hacer que era difícil imaginarla sentada haciendo algo para pasar el tiempo o para distraer la mente. Pero había una actividad que le gustaba mucho. Quien no quedaba muy contento era su marido, Jaime White. Pero creo que a lo largo del tiempo él terminó acostumbrándose. ¿Saben qué era?

Historia: Elena de White era una dueña de casa muy esmerada. Le gustaba ver las cosas en orden y cuidaba de todos los detalles. Otras cualidades eran la economía y la creatividad.

A veces, cuando sentía la mente cansada de tanto escribir, dejaba de hacerlo y hacía alguna de sus actividades preferidas. ¿Saben lo que era? Hacía esto (muestre las tiras de tela y la alfombra). Ella tomaba las tiras de tela que sobraban y con esos retazos hacía alfombras de colores.

Las alfombras dejaban el piso de los cuartos más calentitos y decorados. Es probable que Elena haya aprendido a hacer el arte de las alfombras con su madre, que se llamaba Eunice, porque a sus hermanas también les gustaba hacer las alfombras de tiras de tela.

¿Recuerdan que les mencioné al comienzo que a Jaime White parecía no gustarle mucho el pasatiempo de su esposa? Es porque Elena tenía la salud frágil, y él se preocupaba por el esfuerzo de ella. Él inventó una cantito que decía más o menos así: “Cuando Jesús regrese y nos lleve al Cielo, allá no
habrá alfombras de retazos, no habrá alfombras de retazos. En el Cielo donde todo es amor, no habrá alfombras de retazos”.

Elena lo consideraba una broma. Pero un día decidió dejar de hacer las alfombras; y aprendió a tejer. Jaime debe haberse sentido más feliz. Por lo menos no hizo ningún cantito que hablara que en el Cielo no habrá tejidos!

Llamado: Claro que eso era solo una broma. Pero queda el consejo para ustedes niños y adultos. E bueno hacer algo que nos permita descansar la mente y el cuerpo, y nos deje relajados. Piensen en algo que les gustaría comenzar a hacer. Si alguien necesita clases para hacer alfombras de retazos o aprender a
tejer, las hermanas de ASA (Asistencia Social Adventista) pueden ayudar. Otra sugerencia es practicar algún acto de bondad para alguna persona. Quien reciba la buena acción se sentirá feliz y ustedes se sentirán más felices todavía.

Baje el libreto completo!

WordPress Lightbox