Servicio Voluntario Adventista

Alguna vez planeaste viajar a un lugar y terminaste yendo a otro?

Mi nombre es Karin, soy argentina y hace dos meses que estoy trabajando como voluntaria en Italia, en el Instituto Adventista de Cultura Bíblica Villa Aurora. La verdad que venir a Italia no había estado en mis planes originales porque yo tenía en mente ir a otros lugares, pero por algún motivo Dios fue abriendo las puertas para que hoy esté acá. Pasaron muchos meses hasta que pude definir el viaje a Italia y hoy estoy agradecida a Dios por todo lo que me enseñó durante ese tiempo.

Karin, es argentina y trabaja como voluntaria en Italia, en el Instituto Adventista de Cultura Bíblica Villa Aurora.

Karin, es argentina y trabaja como voluntaria en Italia, en el Instituto Adventista de Cultura Bíblica Villa Aurora.

Mi trabajo acá en Italia consiste en la limpieza de varias habitaciones que tiene el colegio para hospedar principalmente a familiares de pacientes que se encuentran en el hospital que está ubicado en frente. Aunque es un trabajo que no está relacionado con la carrera que estudié o con el trabajo de oficina que tenía antes de venir, cada semana voy descubriendo que el mismo no consiste únicamente en limpiar sino que hay mucho más detrás de eso.

photo_148-2

Estoy aprendiendo el valor que tiene un simple saludo de “buongiorno”, una sonrisa o un sincero ¿cómo se encuentra hoy? ¿Cómo está su familiar?

Algunas veces las personas empiezan a contar todos sus problemas (en italiano) y aunque solamente pueda entender la mitad de lo que me cuentan (en unos meses espero poder entender todo), te dan las gracias antes de irse. Las personas tienen una gran necesidad de ser escuchadas y cuántas veces estamos tan ocupados con nuestro trabajo que nos olvidamos de algo tan simple pero tan importante. Nos olvidamos que el mejor regalo que le podemos dar a alguien es nuestro tiempo, porque al final de todo, es una parte de nuestra vida lo que estamos dando.

Karin, Rafaela y Bruno. Voluntarios de la división sudamericanos en Italia

Karin, Rafaela y Bruno. Voluntarios de la división sudamericana en Italia

Sin embargo, Dios no se olvida de nosotros. Aunque estoy lejos de casa, El se ocupó de poner en mi camino a personas tan especiales como lo son cada uno de los amigos que hice aquí. O esas familias que te invitan a sus casas a cenar, a jugar, a pasear, a sentirte como en tu casa aunque te encuentres a miles de kilómetros.

img_20161126_202908

“Aunque estoy lejos de casa, El se ocupó de poner en mi camino a personas tan especiales como lo son cada uno de los amigos que hice aquí.”

Todavía no sé muy bien porque estoy en Italia y no en otro lugar, pero se que Dios me trajo hasta acá y que tiene algo nuevo para enseñarme cada día.

 

 

WordPress Video Lightbox Plugin