Ministerio del Niño

El tren tiene que estar en las vías

Texto bíblico: “Por el camino de la sabiduría te he encaminado, por veredas rectas te hice andar”. Proverbios 4:11. Descarga las actividades para este sábado!

Objetivo: Mostrar que a pesar de sufrir críticas, Elena y Jaime White se mantuvieron firmes pues Dios los cuidaba.
Recursos utilizados: Un tren de juguete con vías, una prenda de ropa limpia y alguna cosa para ensuciarla (carbón, barro, etc.).

Introducción: ¿Cuántos de ustedes ya anduvieron en tren? El tren solo se traslada y está seguro si está sobre los rieles de las vías. ¿Ven este tren de juguete? Tiene que estar sobre los rieles para avanzar. La historia de hoy es sobre alguien que hace mucho tiempo soñó con un tren. Al principio creyó que era un sueño muy raro, pero después entendió que Dios quería darle un mensaje importante.

Historia: Ya escuchamos muchas historias sobre Jaime y Elena White. Vimos cómo Dios los cuidaba y les daba sabiduría para que supieran qué hacer en determinadas situaciones. Ellos se sentían felices de hacer lo que Dios les pedía, pero eso no quiere decir que la vida era fácil para ellos.

Muchas veces, las personas hablaban mal de ellos e intentaban encontrar defectos en sus vidas, para decir que no eran especiales. Era algo más o menos así. ¿Ven esta ropa limpia? Ahora, vean lo que sucede [ensuciar la prenda]. Las personas criticaban e inventaban cosas sobre Elena y Jaime White para
“ensuciar y manchar” sus vidas. Pero un día Dios le dio un sueño a uno de los jóvenes, líderes de la iglesia, que no dejó dudas sobre el trabajo especial que Elena y Jaime White habían recibido de Dios; y que sirvió también para animar al matrimonio.

John Loughboroug [léase Lóufborou] soñó con un tren extraño. Los vagones tenían el techo bajo y faltaba aire en su interior. Se balanceaban mucho al marchar, y por eso los equipajes de los pasajeros comenzaron a caer del tren. En verdad, el movimiento era tan fuerte que hasta algunos pasajeros eran lanzados fuera del tren. Entonces, el tren tenía que detenerse y recoger las personas y su equipaje. Cuando arrancaba de nuevo, iba lento y causaba malestar a los pasajeros que se sentían cada vez más tristes. Entonces, el tren se detuvo en una plataforma donde estaban Elena y Jaime White. Como sabían que el tren iba en una dirección equivocada, tomaron el volante y con toda la fuerza lograron colocar el tren en la dirección correcta.

John Loughborough corrió para ayudarlos. De repente, el tren comenzó a avanzar con velocidad. Los vagones ya no eran apretados. Al contrario, tenían mucho espacio, las ventanas eran grandes y entraba un aire agradable. Los pasajeros estaban contentos y felices. Elena y Jaime White también estaban felices dentro del tren. John Loughborough se despertó con la seguridad de que ese tren representaba la iglesia y que Dios había elegido a Elena y Jaime White para ayudar a colocar las cosas en orden en la iglesia. Cuando supieron el sueño, Jaime y Elena también se sintieron animados, pues supieron que Dios estaba con ellos.

Llamado: Saben, niños, ese mensaje no fue solo para aquel tiempo. Dios dejó muchos mensajes importantes para que la iglesia funcione bien. Y la iglesia somos todos nosotros. Que nunca olvidemos prestar atención a los sabios consejos de las personas elegidas por Dios para dirigir la iglesia y conducirla en los rieles correctos hasta llegar al Cielo. Que Dios nos bendiga a todos.

Baje el libreto completo!

WordPress Lightbox