Ministerio de la Mujer

El ayuno, preguntas y respuestas

ayuno

¿Cómo debe ser la preparación para el ayuno?

El ayuno es una actividad con un objetivo espiritual que afecta el cuerpo como un todo en sus componentes físico y mental. La abstinencia de alimentos puede ser más fácil para algunas personas que para otras. Por esa razón es importante conocer el propio cuerpo y sus límites antes de pensar en hacer un ayuno.

Si usted ya decidió ayunar, considere este punto algunos días antes de la fecha separada para ayunar. Primero, es importante mantener el cuerpo bien nutrido e hidratado. También es importante tener previamente una alimentación variada con cereales integrales, frijoles/porotos, castañas, frutas y hortalizas. En la preparación para el ayuno no puede faltar una buena cantidad de líquidos en forma de frutas, jugos, caldos, hortalizas y agua pura. Es también importante consumir alimentos que contengan carbohidratos, tales como cereales, panes y masas integrales.

¿Qué sucede con el cuerpo durante el ayuno unido a la reflexión espiritual?

Durante el ayuno de corta duración, por no estar involucrado en el trabajo de la digestión de alimentos, el organismo puede concentrar sus esfuerzos en actividades de aspecto intelectual, como estudio de la Biblia, alabanza, meditación y oración. Además de los beneficios espirituales, el ayuno periódico es un excelente ejercicio de refinamiento y control del apetito y de la práctica de la temperancia en general. Es importante recordar el impacto del apetito en relación a la caída del hombre. El descontrol del apetito continúa siendo la causa de la ruina de muchos debido a las variadas enfermedades que son consecuencias de hábitos alimentarios inadecuados.

Hay personas que defienden el ayuno completo, otras el ayuno solo de alimentos sólidos, tolerando el consumo de jugos, por ejemplo.

Desde el punto de vista de la nutrición, ¿cuál sería el ayuno correcto?

Desde el punto de vista nutricional, al ayuno se lo puede definir como un ayuno total (abstinencia completa de alimentos por un determinado período de tiempo), o parcial (abstinencia de determinados alimentos o grupos de alimentos, manteniéndose la ingestión de algún alimento como fuente de energía, como por ejemplo un desayuno de frutas y jugos). Desde el punto de vista del ayuno como ejercicio espiritual, no podemos imponer como debe ser el ayuno correcto en términos de ser parcial o total. Cada persona debe tomar su decisión sin criticar la elección del otro, y sin el espíritu de comparación, sino con el corazón en contrición delante de Dios (Mateo 6:16-18).

¿Cuáles son las restricciones en relación al ayuno?

Las restricciones en relación al ayuno varían de acuerdo con el tipo de duración del mismo. Si fuera un ayuno total, hay restricciones para personas con diabetes tipo 1, ya que puede producir caídas peligrosas en los niveles de azúcar en la sangre; diabetes tipo 2 en personas que hacen uso de medicamentos o insulina para el control de la glucosa y que no tengan conocimiento de cómo hacer los ajustes necesarios en caso de ayuno, sin autorización médica.

El ayuno total es también desaconsejable para mujeres embarazadas o lactantes; personas con enfermedades crónicas (cáncer, enfermedad cardíaca, insuficiencia renal, cirrosis, etc.); enfermos sin autorización médica; niños, individuos empeñados en actividades físicas intensas durante el período en que el ayuno se realizaría (ej.: atletas, trabajadores rurales, albañiles, etc.); individuos empeñados en actividades que exigen gran esfuerzo mental durante el período en que se realiza el ayuno (ej.: en el día del examen para ingresar en la universidad o de concurso); personas muy ancianas sin autorización médica y personas que hacen uso de medicamentos que requieran la presencia de alimentos durante el período en que se realizaría el ayuno. Se debe desaconsejar también el ayuno total en individuos que presentan preocupación excesiva con su imagen corporal por el riesgo de desencadenar un trastorno alimentario como la anorexia nerviosa, especialmente en la fase de la adolescencia. Si fuera un ayuno parcial, las restricciones al ayuno descriptas son negociables, dependiendo de las condiciones de cada uno.

Fuente: Programa Vida de Saúde – TV Novo Tempo

  • graphiko

    Hay un libro que me ha servido mucho desde que lo leí, lo escribió el pastor Félix Cortés A. Autor del Best Seller “Un Sitio en la Cumbre”. El libro se llama “AYUNO sabe cómo y por qué?” al parecer de los pocos libros que hablan sobre éste tema. Aún se puede conseguir en algunos lugares. Recomendado. Bendiciones!

WordPress Image Lightbox Plugin