Libertad Religiosa

Libertad Religiosa y de Conciencia

La preocupación por la libertad religiosa hizo posible la organización de uno de los primeros departamentos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. El objetivo es promover y mantener la libertad de religión, con especial énfasis en la libertad individual de conciencia.

A fines del siglo 19, el 21 de junio de 1889, nuestros pioneros fundaron la Asociación Nacional de Libertad Religiosa. Ellos firmaron una Declaración de Principios, que incluía la declaración: “Creemos que es justo y debe ser el privilegio de todos los hombres adorar según los dictados de su propia conciencia”. La iglesia publicó entonces su primera declaración libertad religiosa y organizó el Departamento de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa. Desde entonces, este ha sido un tema importante para los adventistas. Está profundamente arraigada en la comprensión adventista de la Biblia, de su historia y forma parte de la vida eclesial.

La iglesia no solo se preocupa por la libertad religiosa de los miembros y de las organizaciones y entidades que la mantienen, sino que también es compatible con el derecho irrestricto a libertad religiosa para todas las personas, independientemente de su afiliación religiosa.

En 1893, la Asociación Internacional para la Libertad Religiosa (IRLA) fue organizada y patrocinada por la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Su propósito es universal y no sectario, dedicado a la causa de la libertad religiosa. IRLA tiene representación permanente en las Naciones Unidas y organiza conferencias, congresos, festivales de libertad religiosa, y tiene una amplia bibliografía publicada. Son parte de la dirección de IRLA en su Consejo Administrativo, los diversos sectores religiosos. Es una organización sin fines de lucro y es activa a través de sus filiales en más de 200 países.


WordPress Lightbox