Iglesia Adventista del Séptimo Día – Institucional

Historia Adventista

en Mundo

Las raíces históricas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día se originan en la Biblia, la Palabra de Dios, que abarca la vida de los patriarcas, profetas y reyes que fueron los voceros del Padre en los períodos del Antiguo y Nuevo Testamento.

El registro bíblico muestra que, ” vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo” (Gálatas 4:04) para llevar la luz y la esperanza de la vida eterna. El propósito fue revelar la gloria de Dios, Jesús, vio fundar el cristianismo que durante su historia enfrentó innumerables pruebas y desafíos: La iglesia cristiana fue perseguida, muchos cristianos fueron martirizados y la Verdad de la Palabra de Dios ha sido cambiada. Los Adventistas del Séptimo Día creen que fueron llamados por Dios para rescatar y traer al mundo el pleno conocimiento de la verdad revelada en la Biblia.

Guillermo Miller

El origen histórico está vinculado a una serie de fenómenos relacionados con el cumplimiento de las profecías bíblicas que señalan el resultado de la historia humana. A finales del siglo 18 y principios del siglo 19, muchos eruditos cristianos han estudiado diversos fenómenos naturales y socio-políticos, tales como: (a) El gran terremoto de Lisboa el 01 de noviembre 1755; (b) El oscurecimiento del sol, y la luna se observa en la parte oriental del continente americano el 19 de mayo de 1780, día conocido entre los estadounidenses como el Dark Day o “Día Oscuro”; (c) La Revolución Francesa y la intervención napoleónica en el pontificado de Pío VI, por el General Berthier el 10 de febrero 1798 (Maxwell, 1951, p.66); (d) La lluvia de meteoritos observado en el hemisferio occidental, el 15 de noviembre de 1833.

Entre los pioneros adventistas resalta el liderazgo de Santiago White, que nació el 4 de agosto de 1821 en Palmyra, Maine, EE.UU. Su notable talento como organizador, administrador y editor le convirtió en el fundador de muchas instituciones adventistas. Seis años más tarde, el 26 de noviembre de 1827, Ellen Gould Harmon nació en la ciudad de Gorham, Maine, EE.UU.

Guillermo Miller
Guillermo Miller

El 14 de agosto de 1831, un predicador en Nueva York, marcaría fuertemente las vidas de Elena y Jaime White y de más 100,000 personas en los Estados Unidos. William Miller, un agricultor y juez de paz, quien a través de su estudio sistemático de la Biblia, llegó a la conclusión de que Cristo volvería a la Tierra alrededor de 1843.

Su predicación se basaba en la interpretación de la profecía de Daniel 8:14 y la evidencia bíblica con respecto al retorno de Jesucristo. Muchos estadounidenses presenciarían estos síntomas, sobre todo durante los días 12 y 13 de noviembre 1833, cuando una lluvia de meteoritos cayeron sobre los cielos de los Estados Unidos. Los Milleritas relacionaron el evento con las predicciones hechas por Cristo y el profeta Juan en el libro de Apocalipsis.

Alrededor del año 1836, Ellen Harmon tuvo un accidente en un desacuerdo entre niñas, situación que le impediría asistir a la escuela y desarrollar actividades regulares. Una compañera golpeó el rostro de Elena con una piedra, rompiéndole la nariz. Las fracturas la dejaron inconsciente y le tomó tres semanas la recuperación de este agravio, incomprendido hasta por los propios médicos. Como resultado, Ellen Harmon creció con lesiones físicas graves, sin embargo, su espiritualidad, se mantuvo firme.

En marzo de 1840, William Miller predicó en la ciudad de Portland, estado de Maine, donde su familia residía. Escucharon el contenido de la predicación de Miller, y ella y su familia aceptaron el mensaje del pronto regreso de Cristo.

Dos años más tarde se produjo la primera manifestación del Espíritu de Profecía entre los Milleritas. William Foy, pastor bautista negro, recibió la primera de sus visiones el 18 de enero de 1842. El contenido se refirió al cielo y el Juicio. Sin embargo, Foy se mostró reacio a declarar el mensaje debido al clima racial de la época.

La predicación de Miller impresionó muchos los corazones. El de Elena Harmon fue uno de ellos y, como demostración de su fe, fue bautizada en la Iglesia Metodista el 26 de junio de 1842. Ese mismo año, Jaime White comenzó su predicación sobre el regreso de Jesús.

Aunque el movimiento Millerita estaba integrado por miembros de varias iglesias, muchos rechazaron su mensaje. Sin embargo, las verdades expuestas por los milleritas llegaron al corazón de la familia Harmon, y así, en septiembre de 1843, salieron de la Iglesia Metodista.

Pr. Frederick Wheeler
Pr. Frederick Wheeler

Por otro lado, congregaciones enteras se unieron a la esperanza del Advenimiento. Una de ellas fue la Iglesia de Washington, New Hampshire, que fue dirigido por el pastor Frederick Wheeler. A principios de 1844, se convirtió en la primera iglesia adventista en guardar el sábado por influencia de Rachel Oaks.

Con base en los cálculos de las profecías bíblicas, Samuel Snow llega a la conclusión de que se produciría el regreso de Jesús el 22 de octubre de 1844. Días antes de esa fecha, Hazen Foss recibió una visión en la que vio a los Milleritas caminando hacia la Tierra Prometida. Sin embargo, Foss rechazó el llamado de Dios y cuando trató de relacionar su experiencia sintió que el Espíritu Santo lo había dejado.

Cerca de 100 mil personas esperaron en sus casas y se reunieron en los bosques, a la espera de que Cristo aparezca en las nubes del cielo. Esta fecha ha pasado a la historia como el día del “gran chasco.” El día después de esta decepción, Dios consoló al grupo de creyentes y dio una respuesta a Hiram Edson sobre lo que realmente sucedió. En un vistazo, vio a Cristo entrar en el Lugar Santísimo del Santuario Celestial y no retornando a la Tierra. Poco después de este evento, en compañía de F. B. Hahn y O. R. L. Cosier se aplicaron a estudiar la Biblia y pronto ganaron un entendimiento en cuanto a los hechos ocurridos en esa fecha.

Otros mensajes de Dios trajeron consuelo a los desalentados Milleristas. En diciembre de 1844, Elena Harmon recibió su primera visión en la que vio al pueblo adventista marchando por un camino estrecho a la tierra prometida. Esta visión fue el inicio de su ministerio profético que se prolongó durante setenta años.

Ellen White

Em fevereiro de 1845, Ellen Harmon recebeu uma visão que confirmaria a experiência de Hiram Edson sobre a entrada de Jesus no lugar santíssimo do Santuário Celestial no dia 22 de outubro de 1844. Ambas as visões proveram consolo aos crentes que sofreram a grande decepção.

Ellen White
Elena G. de White

Infancia y adolescencia

Elena Gould Harmon nació el 26 de noviembre de 1827, en la ciudad de Gorham, estado de Maine, ubicado en el noreste de Estados Unidos. Sus padres se llamaban Roberto y Eunice Harmon. Elena y la hermana melliza Elizabeth, eran las menores de una familia de ocho hijos. Su educación formal fue interrumpida cuando ella tenía tan solo nueve años de edad, debido a un incidente que casi le costó la vida. Al comienzo de la adolescencia, Elena y su familia aceptaron las interpretaciones bíblicas presentadas por el predicador bautista Guillermo Miller. Juntamente con Miller y otras 100.000 personas, ella pasó por lo que quedó conocido como “el gran chasco”, pues esperaban el regreso de Jesús el 22 de octubre de 1844, la fecha correspondiente al fin de la profecía de los 2.300 días de Daniel 8.

Llamada por Dios

En diciembre de 1844, Dios le concedió a Elena la primera de un total de dos mil visiones y sueños proféticos. En agosto de 1846, Elena se casó con Jaime White, un pastor de 25 años de edad, que compartía la misma convicción de que Elena fue llamada por Dios para realizar la obra de un profeta. Poco tiempo después, Elena y Jaime pasaron a guardar el sábado como el día de descanso ordenado por Dios, de acuerdo con el cuarto mandamiento.

Familia

Como madre de cuatro hijos, Elena pasó por el dolor de perder a dos de ellos. Herbert murió con pocas semanas de vida, y Henry con 16 años. Los otros dos hijos, Edson y William, llegaron a ser pastores adventistas.

Los Escritos

Elena de White fue una gran escritora. Desde 1851, cuando publicó su primer libro, ella produjo una vasta cantidad de artículos, folletos y libros. Entre los libros, algunos son de naturaleza devocional y otros fueron compuestos a partir de innumerables cartas personales, repletas de consejos, que ella escribió a lo largo de los años. Algunos otros libros tienen una perspectiva histórica y tratan del conflicto entre Cristo y Satanás por el control de las naciones y de los individuos. Ella también publicó libros sobre educación, salud y otros asuntos importantes para la iglesia. Después de su muerte más de 70 libros fueron compilados y publicados con textos aún inéditos en su mayoría. Ella también escribió millares de artículos que fueron publicados en revistas como Review and Herald (Revista y Heraldo), Signs of the Times (Señales de los Tiempos) y otras revistas adventistas del séptimo día. El Camino a Cristo, uno de sus libros más importantes, el cual trata del éxito en la vida cristiana, ya fue publicado en más de 150 idiomas y hace de Elena de White la escritora más traducida en todos los tiempos.

Comunicadora

A pesar de cierta renuencia y timidez inicial, Elena de White llegó a ser una gran comunicadora especialmente cuando hablaba sobre temperancia. En 1876, habló a su auditorio más grande – estimado en 20.000 personas – en Groveland, Massachussets, durante más de una hora, en una época donde no existía el micrófono.

El mensaje de salud

En su visión del 6 de junio de 1863, Elena de White recibió instrucciones sobre asuntos relacionados con la salud, como el uso de drogas, tabaco, te, café, alimentos de origen animal y la importancia de la actividad física, luz solar, aire puro y régimen alimenticio equilibrado. Sus consejos sobre salud, basados en esta y en las demás visiones, han ayudado a los adventistas a desarrollar un estilo de vida que les da cerca de siete años más de longevidad que las personas en general.

Lectora voraz

Elena de White leía mucho. Descubrió que leer otros autores no sólo solidificaba su cultura, sino que la ayudaba a escribir para presentar los principios de la verdad revelados a ella en visión. Además de eso, a veces el Espíritu Santo le instaba a citar en sus artículos o libros, verdaderas gemas literarias extraídas de otros autores. Ella jamás se consideró infalible ni ponía sus escritos en nivel de igualdad con la Biblia, pero creía firmemente que sus visiones tenían origen divino y que sus artículos y libros eran producidos bajo la dirección del Espíritu de Dios. Evangelista por naturaleza, su principal preocupación era la salvación de las personas.

Generosidad

Elena de White era extremamente generosa y daba buen ejemplo de cristianismo práctico. Durante años, ella mantenía en casa retazos de tela para proporcionar a alguna mujer que estuviera necesitándolos para hacer un vestido. En Battle Creek (donde vivía), iba a subastas para comprar muebles usados, los cuales guardaba para donar a víctimas de calamidades, como incendios. En una época en la que aún no existían planes de jubilación, siempre que oía hablar de algún pastor anciano que estaba necesitando ayuda financiera, ella no dudaba en enviarle algún dinero a fin de socorrerlo en aquella emergencia.

Su obra

Elena de White murió el 16 de julio de 1915. Durante 70 años presentó fielmente los mensajes que Dios le confió para su pueblo. Jamás fue elegida para alguna función administrativa de la iglesia, pero sus consejos siempre eran oídos por los líderes denominacionales. Sus mensajes pusieron en acción las fuerzas que dieron como resultado un amplio sistema educacional adventista, presente en todo el mundo, desde las guarderías hasta las universidades. Aunque ella nunca hizo ningún curso en el área de salud, los resultados de su ministerio son notables en la cadena de hospitales adventistas, clínicas y otras instituciones médicas, presentes en todo el mundo. No fue ordenada formalmente para la actividad pastoral, pero su obra causó un impacto espiritual casi sin paralelo en la vida de millones de personas, de uno a otro extremo de la Tierra.

Influencia permanente

Aún hoy, los libros de Elena de White siguen ayudando a las personas a encontrar al Salvador, a aceptar su perdón, a compartir esas bendiciones con los demás y a vivir en la expectativa del cumplimiento de la promesa del pronto regreso de Cristo.

WordPress Lightbox