Iglesia Adventista del Séptimo Día – Institucional

Historia Adventista

Historia en América del Sur

La estructura organizativa de la Iglesia Adventista del Séptimo Día se desarrolló de manera progresiva. En una de las reuniones de la Asamblea de la Asociación General de la IASD, llevada a cabo en 1913, se crearon las divisiones, es decir, subdivisiones del campo mundial donde la Iglesia posee representación de miembros.

La División Sudamericana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día (DSA) es una unidad administrativa de la Asociación General de la IASD, fundada en 1916. En la actualidad, comprende el territorio ocupado por ocho países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay. La historia de sus orígenes se desarrolla a partir de la siguiente cronología.

El año 1890 marca la llegada de los adventistas del séptimo día a Sudamérica. Durante ese período, el mensaje adventista se esparció por medio de misioneros que habían venido de Norteamérica. Entre ellos, se destacaron Jorge y María Riffel, quienes aceptaron el mensaje adventista en 1888 en Estados Unidos. Convencidos de que debían compartir su nueva fe con los amigos de Argentina, los Riffel convencieron a tres familias alemanas para que se mudaran con ellos a la provincia de Entre Ríos, en el año 1890.

El 10 de diciembre de 1891, llegaron los primeros misioneros Elwin W. Snyder, Albert B. Stauffer y Clair A. Nowling, quienes dieron inicio al programa de distribución de literatura en este continente y promovieron de manera significativa el avance del mensaje adventista en la región. El interés por el mensaje adventista creció y se esparció por los demás países de Sudamérica, y debido a que las necesidades aumentaban, Jorge Riffel pidió a los líderes de la Asociación General que enviáran un pastor a Argentina.

Argentina

De esa manera, el 18 de agosto de 1894, Frank H. Westphal llegó con su familia para trabajar en el territorio que en el futuro se convertiría en la División Sudamericana. El 9 de septiembre de 1894, el pastor Westphal organizó la primera Iglesia Adventista del Séptimo Día, en Crespo, Argentina. A partir de ese momento, el mensaje adventista se diseminó progresivamente.

Frank Henry Westphal y su familia
Frank Henry Westphal y su familia
Pastor JW Westphal bautizando a varias personas en Entre Ríos, Argentina
Pastor JW Westphal bautizando a varias personas en Entre Ríos, Argentina

Brasil

Por medio de la distribución de literatura el conocimiento del mensaje adventista cruzó fronteras y el 11 de junio de 1896 se fundó la primera iglesia adventista en suelos brasileños. Fue en el distrito de Gaspar Alto, Santa Catarina y también fue fundada por el pastor Westphal.

Iglesia de Gaspar Alto, SC, en la Segunda Conferencia del Estado, en torno a 1906
Iglesia de Gaspar Alto, SC, en la Segunda Conferencia del Estado, en torno a 1906

Chile

En Chile, el matrimonio adventista francés Dessignet inmigró al país en 1885 con el objetivo de predicar el evangelio. Sin embargo, fue con el trabajo de Clair A. Nowlen, F. W. Bishop y Thomas H. Davis, a partir de 1894, que el establecimiento de la Iglesia Adventista en Chile tuvo más éxito. G. H. Baber fue el primer pastor adventista en llegar a Chile en 1895. La primera iglesia del país se fundó en la ciudad de Santiago.

G. H. Baber y familia, 1899
G. H. Baber y familia, 1899

Paraguay

El mensaje adventista llegó a Paraguay por medio de folletos y revistas enviados desde Argentina y Uruguay. En el 1900, los líderes de la IASD enviaron a Elwin y Estelle Snyder a organizar el trabajo. El 18 de septiembre de 1903, el pastor John McCarthy bautizó ocho personas en Encarnación y al final de ese año se organizó la primera iglesia de Paraguay con 14 miembros.

Uruguay

Aproximadamente en 1892, Albert B. Stauffer introdujo el mensaje adventista en Uruguay por medio de literatura y de evangelismo en la colonia suizo-alemana de Nueva Helvecia. Luego de algunas conferencias del pastor F.L. Perry, se organizó una iglesia en Montevideo en 1912.

Perú

El primer adventista en llegar a Perú fue un carpintero chileno que se mudó al país en 1898. En 1904 se bautizaron 7 personas y al año siguiente, con la llegada de F. L. Perry, se comenzó a organizar la IASD. En 1907 se organizó la primera iglesia de Perú, con 17 miembros.

Ecuador

En 1904, Thomas H. Davis, al volver de un viaje de los EE. UU., desembarcó en Ecuador, iniciando así la historia del mensaje del advenimiento en aquel país. Santiago Mangold llegó desde Argentina en 1911 y fundó un grupo en la provincia de Oro, dando así los primeros pasos para la organización de la IASD en Ecuador.

Bolivia

Bolivia fue uno de los últimos territorios en los que se estableció la obra de la IASD. Al igual que en los otros países, la distribución de literatura ejerció un papel fundamental en la difusión del mensaje adventista. Juan S. Pereira fue el misionero pionero. Recién convertido al adventismo, llegó al país a mediados de 1897, logrando como primer converso al Dr. J. Suárez Miranda, juez que lo libró de la condena a muerte por sus creencias.

WordPress Lightbox