Escuela Sabática

La Historia Narrada de la Escuela Sabática

historianarrada160

Por Gary Swanson


En algún punto de una polvorienta carretera, Jaime Springer White paró su carro a caballos en el que él y su esposa Elena G. White viajaban desde Rochester, Nueva York, a Bangor, Maine; fue en 1852. White estacionó a la sombra de un árbol para almorzar, ató al caballo cerca, donde pudiera pastar, sacó un bolígrafo, tinta, y papel. Comenzó a escribir usando la caja del almuerzo como escritorio. Fue en este viaje que Jaime White, un profesor recibido, escribió las primeras lecciones de Escuela Sabática , de las cuales las primeras cuatro fueron publicadas en Agosto de ese verano en la edición inaugural de The Youth’s instrutor.
Esto, para el adventismo, fue algo así como el génesis de lo que aún hoy se conoce como “Escuela Sabática”. Pero el concepto de un enfoque semanal al estudio de la Biblia, más comúnmente llamado “Escuela Dominical”, derivó de un anterior ministerio de evangelismo entre iglesias cristianas que comenzó un siglo atrás, en otro continente.
Muchos de esos esfuerzos se iniciaron en Inglaterra y sus colonias en Norteamérica, incluyendo uno de John Wesley en Savannah, Georgia , y otro por unos inmigrantes suizos y alemanes guardadores del sábado como séptimo día y sus descendientes en Efrata, Pennsylvania.
Los términos “Escuela Sabática” y “Escuela Dominical” parecen haber sido usados de manera intercambiable durante los siglos XVII y VXIII incluso por aquellos que se reunían el primer día de la semana. La educadora norteamericana Catherine E. Beecher, por ejemplo, se refirió a las “escuelas sabáticas” en una mención ante el clero protestante . Y la enorme compilación en línea de disertaciones de Charles Spurgeon incluye: “The Mustard Seed: A Sermon for the Sabbath-School Teacher [La semilla de mostaza: un sermón para el maestro de Escuela Sabática]”, presentada en 1889 en el Metropolitan Tabernacle, en Newington, Inglaterra .
La mayoría de los historiadores, sin embargo, dan crédito de la primera Escuela Dominical a la visión y el esfuerzo de Robert Rikes, un pintor y editor de Glouscester, Inglaterra. Raikes, un hombre descrito como “evangélico, con un aprendizaje orientado al misticismo ”, se estaba preocupando bastante por la condición moral de las clases trabajadora y pobre de Gloucester. “Él había comenzado a creer —escribe Elmer L. Towns— que la degradación de esas personas se debía a su ignorancia y ocio, y que se podría lograr una reforma controlándolos e instruyéndolos en los principios básicos de la moralidad […] En algún momento, antes de 1780, se le ocurrió que podía atentar [sic] contra ese problema a través de los niños ”.
Gloucester era, en ese tiempo, el centro de la fabricación de alfileres, y el trabajo infantil era una parte importante de esta industria. Para los niños de las clases sociales más bajas, la semana laboral de seis días les impedía cualquier tipo de escolaridad formal y solo les dejaba libres los domingos. Fue entonces que en noviembre de 1780, Raikes decidió llevar a cabo una especie de experimento. Reunió a un grupo de varones en Sooty Alley, un distrito muy pobre de Gloucester, y le pagó a una mujer pobre un chelín por día para que les enseñara algo de lectura y escritura así como también algunas instrucciones religiosas básicas.

Las reacciones en la comunidad fueron diversas. A pesar de que algunos de entre estos primeros alumnos y sus familias vieron los beneficios que podían recibir, hubo otros, especialmente en las clases más altas, que lo desaprobaron abiertamente. Algunos, mientras observaban al desordenado grupo que se reunía lo describieron como “Bobby ganso rebelde y su regimiento harapiento”. Incluso algunos pastores y otros líderes religiosos de aquel tiempo pensaban que las masas debían permanecer en su lugar o que las escuelas dominicales terminarían por, como lo expresó un ministro, “destruir toda la religión familiar” .
Después de tres años, sin embargo, quedó claro para Raikes que, aunque había habido cierta resistencia y otros desafíos, también se habían visto suficientes conquistas que ameritaban el desarrollo del proyecto. En 1783 Raikes publicó una nota editorial en su periódico y desde ese momento, con esfuerzos exitosos, promovió el concepto de las escuelas dominicales entre sus lectores y los demás. Dos años después, publicó un libro para la enseñanza de la lectura en el contexto de las instrucciones de la escuela dominical.
El concepto de ministrar a los pobres a través de las clases dominicales atrajo la atención de los Wesley y se divulgó rápidamente a otras ciudades. Para el año 1789, la membresía en estas escuelas había aumentado a 250.000. Y desde allí llegó rápidamente a Gales, Escocia, Irlanda y Estados Unidos, y en el siglo IXX se expandió a todo el mundo.
Entonces, más de un siglo después, mientras el pequeño grupo de creyentes sabáticos que se convertirían en la Iglesia Adventista del Séptimo Día comenzó la tarea de capacitar y educar a la creciente feligresía para la proclamación de su distintivo mensaje del fin de los tiempos, Jaime White comenzó un ministerio que continúa hasta hoy y que se denomina lecciones de Escuela Sabática. Las primeras dos lecciones trataban el tema del sábado.
Al parecer, el hecho de que White escribiera esas primeras lecciones de Escuela Sabática en las ediciones de The youth’s instructor fue motivado por preocupaciones similares a las de Robert Raikes: un énfasis en la instrucción religiosa de los niños y jóvenes. Sin embargo, lo que más le preocupaba a Raikes era la conducta moral de los niños; la preocupación de White se trataba del comportamiento y la salvación: “contiene material para el beneficio de la juventud […] Los niños deberían tener una publicación para ellos, algo que les interese y que los instruya. Dios está obrando entre los niños que tienen padres creyentes, o tutores, y muchos de ellos se convierten, y necesitan educación sobre la verdad presente. Además, hay una parte de los chicos que tienen padres creyentes, o tutores, que son descuidados, y no reciben la instrucción apropiada y, como consecuencia, no manifiestan demasiado interés en su propia salvación. Sentimos más de lo que podemos expresar con respecto a este tema. Que Dios despierte a estas personas hacia el sentido del deber que tienen para con esas mentes tiernas, confiadas a su cuidado, para guiarlas por caminos de virtud y santidad ”.

En algún momento en 1853, el año posterior a la publicación de la primera edición de The Youth’s instructor, Jaime y Elena de White formaron la primera clase de Escuela Sabática en su casa en Rochester, Nueva York. Y hay registros de otra clase fundada poco tiempo después por John Byington, en Bucks Brisge, Nueva York. Esto, debe prestarse atención, fue diez años antes de la organización oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Esas primeras diecinueve lecciones de estudios bíblicos contenían tanto contenido explicativo como preguntas para pensamiento y debate. El historiador adventista Arthur Spalding observa que esas lecciones eran “sobre los principales temas de la fe. Mientras que estas estaban diseñadas para los niños y jóvenes, una tarea de antología, también sirven, en ausencia de otro material de escuela sabática, como lecciones para adultos. Estas primeras lecciones fueron seguidas por otras diecisiete seleccionadas de una publicación no adventista.Luego, vinieron ocho lecciones sobre el santuario ”. Y, después de esto, en 1854, apareció un curso anual de lecciones semanales de autoría de Roswell F. Cottrell en The youth instructor, y se repitió por varios años.

Una de las características centrales de estas primeras lecciones de escuela sabática era la memorización de las Escrituras. “Una niñita—escribió Spalding—informó haber memorizado 892 versículos en seis meses. Un promedio de treinta y cuatro versículos por semana; otro triunfo fue el de treinta y ocho miembros de una Escuela Sabática que memorizaron 7.555 versículos ”.
Curiosamente, la memorización de pasajes de las Escrituras ha sido por mucho tiempo un punto de discusión entre aquellos involucrados en esta forma de educación religiosa. H. M. Hamill comenta que: “el movimiento de la Escuela Dominical había pasado por la ‘era de la memorización’” que se hizo una ola monótona y debilitada por los primeros veinticinco años del siglo IXX. Se convirtió en una manía infantil hasta que la memoria infantil y el liderazgo avanzado de la Iglesia comenzó el retroceso inevitable ”.
Hasta el día de hoy parece haber entre el programa de la Escuela Sabática y la Escuela Dominical, las de niños y adultos, una ambivalencia sobre la importancia de memorizar pasajes bíblicos. Algunas escuelas dominicales ni siquiera incluyen esa opción.
En las últimas décadas del siglo IXX, las escuelas sabáticas adventistas en Estados Unidos crecieron y se expandieron exponencialmente. “No había organización—escribe Spalding, no había teoría de la enseñanza, casi no había directivas de la sede central. Cada Escuela improvisaba su propio programa, y la variedad era una sugerencia elocuente de la necesidad de un sistema y una organización que en ese momento recién comenzaba a agitarse ”.
Después de la reubicación de la sede del movimiento adventista en 1855 a Battle Creek, Michigan, comenzó a llegar cierta respuesta a esta desorganización. En 1863, Adelia Patton escribió un curso de dos años de lecciones para niños que también fueron publicadas en The Youth’s Instructor. Poco tiempo después, ella fue nombrada como editora de esta publicación y, bajo su liderazgo, se lanzó la era de la escuela sabática con contenido especializado para niños .

En 1869 Goodloe Harper Bell se convirtió en editor de The Youth Instructor y por ese mismo tiempo superintendente de la Escuela Sabática en Battle Creek. Con su experiencia previa como educador y la influencia de Battle Creek como el estandarte del adventismo de ese tiempo, Bell le otorgó a la Escuela Sabática rigor en la organización y el programa lo que animó un crecimiento aún mayor. “Durante los siguientes dieciocho años (1869-1887)—escribe el historiador adventista Allan G. Lindsay—no hay ningún otro individuo que haya ejercido mejor influencia para el desarrollo (de la Escuela Sabática) que Bell ”.
Lindsay describe las contribuciones de Bell al temprano desarrollo de la Escuela Sabática para la Iglesia Adventista como cuádruple: “como superintendente de la Escuela Sabática de Battle Creek; en la preparación de lecciones de la Biblia por etapas; en la organización de las asociaciones de las escuelas sabáticas; y como editor fundador de El obrero de la Escuela Sabática ”.
Desde su inclusión en 1885 a 1985, El obrero de la Escuela Sabática busco ser una ayuda para los líderes y maestros de la Escuela Sabática, la mayoría de los cuales no eran educadores profesionales, en la teoría de la enseñanza, y eventualmente introdujeron materiales de ayuda para las lecciones y el programa para las divisiones de la Escuela Sabática. Esas publicaciones fueron sucedidas en 1971 por cerca de diez publicaciones especializadas para atender las diferentes necesidades de la Escuela Sabática en expansión.
Además de El obrero de la Escuela Sabática, Bell “no solo escribió admirables libros de lecciones sino que también creó una organización sistemática para la cual diseñó formularios de registro e informe que implementaron el papel del secretario y el profesor. Un informe para la tercera sesión especial de la Asociación General, que se reunió en Battle Creek en 1878, informó 200 escuelas sabáticas a lo largo de los Estados Unidos. El año anterior había sido testigo de la formación de dos asociaciones de escuelas sabáticas, la primera en California , en agosto, y la segunda en Michigan, en octubre. Fue entonces que la sesión especial de la Asociación General en 1878 formó la Asociación General de Escuela Sabática, y en cuestión de siete meses las asociaciones de escuela sabática ya se habían constituido en 12 estados.
En 1886, W. C. White, en ese entonces presidente de la Asociación General de Escuela Sabática, recomendó el cambio del nombre de la organización a Asociación Internacional de Escuela Sabática, porque para ese momento las escuelas sabáticas ya se habían establecido en Europa y Australia . “En ese momento ya había 813 escuelas sabáticas, con 23.364 miembros ”.
Fue a mediados de 1880 que la visión de la Escuela Sabática local comenzó a expandirse significativamente. De muchas maneras, se manifestó un apoyo espontáneo al evangelismo (servicio y testificación) y a las misiones extranjeras.
“En 1885 las escuelas sabáticas les hicieron los primero regalos a las misiones”, según la Enciclopedia Adventista del Séptimo Día. “En el primer trimestre de ese año, la Escuela Sabática de Oakland, California, donó todos sus ingresos para ayudar en el establecimiento de la Misión Australiana. También en 1885, la primera práctica de toda una asociación de dar todas las donaciones de la Escuela Sabática a las misiones fue adoptada por la Upper Columbia Conference. Al año siguiente, las escuelas sabáticas en California juntaron 700 US$ por encima de sus gastos en un trimestre para la Misión Australiana. Muchas asociaciones de escuelas sabáticas de los estados propusieron el envío de parte de sus ofrendas para ayudar a establecer la misión. Este fue el comienzo del siempre creciente flujo de apoyo financiero que se ha derramado de las escuelas sabáticas a los campos mundiales ”.
Cuando el misionero adventista John I. Tay volvió a los EE. UU. en 1887 con la historia de la Isla de Pitcairn y la aceptación de sus habitantes al mensaje de la segunda venida, la Asociación General decidió financiar la construcción de un barco misionero para las islas del Océano Pacífico Sur. El proyecto se demoró, sin embargo, hasta que en 1889, la Asociación Internacional de la Escuela Sabática aceptó el desafío de juntar los fondos para llevar a cabo dicho proyecto. En un año, las escuelas sabáticas en Norteamérica juntaron alrededor de 19.000 US$, el equivalente a medio millón de dólares en la economía de hoy . Y este hecho es más impresionante si se considera que hasta ese momento solo había 30.000 miembros de Escuela Sabática. Según los últimos registros estadísticos, hoy hay más de 18 millones alrededor del mundo .
El Pitcairn zarpó de San Francisco en octubre de 1890 e “hizo seis grandes viajes por el Pacífico, ayudando en las misiones que se estaban creando en las Society Islands (hoy conocidas como la Polinesia Francesa), Cook, Tonga, Lord Howe, Norfolk, Samoa y las Islas Fiji ”. El barco sirvió a la Iglesia por diez años hasta que, en el cambio de siglo, se hizo más económico enviar misioneros y materiales a través de los barcos comerciales a vapor. El Pitcairn se vendió en el 1900.
Hay considerable evidencia de que para finales del siglo IXX las escuelas sabáticas estaban ocupadas en algo más que en el simple estudio de las escrituras. Ya se estaban expandiendo en lo que la Enciclopedia Adventista del Séptimo Día denomina como el eterno objetivo de dos puntas de la Escuela Sabática: estudio de la Biblia y discipulado cristiano. Ya en 1883, Elena de White escribió en The Review and Herald: “La escuela sabática es un importante ramo de la obra misionera, no sólo porque da a jóvenes y ancianos un conocimiento de la Palabra de Dios, sino porque despierta en ellos el amor por sus sagradas verdades, y el deseo de estudiarlas por sí mismos; y sobre todo les enseña a regular sus vidas por sus santas enseñanzas ” (Consejos sobre la obra de la escuela Sabática, p. 10).
“El objeto de la obra de la escuela sabática debe ser cosechar almas ”. Su consejo era que este esfuerzo se reflejara en servicio y testificación internos y externos. El término “agencia para la ganancia de almas” aparece frecuentemente en sus escritos como una forma de describir las metas de las escuelas sabáticas. Ella animó a la capacitación de obreros cristianos en el evangelismo. Apuntó a las promesas bíblicas de fuerza y sabiduría para aconsejar ternura y respeto en el enfoque que le daban as escuelas sabáticas al desarrollo de programas de testificación como las visitas y el ministerio del niño.

El siglo XX incluyó muchos cambios organizativos. En 1901 la Asociación Internacional de la Escuela Sabática se convirtió en el Departamento de Escuela Sabática de la Asociación General.
En 1985 el Departamento de Escuela Sabática provisoriamente pasó a ser parte del Departamento de Ministerio de Iglesia. En 1990, se levantó el estatus provisorio del Departamento del Ministerio de Iglesia y muchos de sus anteriores ministerios fueron establecidos como nuevos Departamentos. Se nombraron líderes para las escuelas sabáticas alrededor del mundo para el nuevo Departamento de Escuela Sabática y Ministerio Personal (MiPES).
Estos cambios estructurales no afectaron casi nada a las metas y los objetivos generales, que se expresaron de manera más amplia en 1974, como lo describe la Enciclopedia Adventista del Séptimo Día: “En 1974 en Departamento de Escuela Sabática reestudió y redefinió sus objetivos, a seguir: la Escuela Sabática fue establecida para enseñar en evangelio de Jesucristo en respuesta a la comisión de Jesús, y en el contexto del mensaje de los tres ángeles. En fidelidad a su propósito original, la Escuela Sabática continúa comunicando las buenas nuevas con el objetivo de ganar, mantener y capacitar para Jesucristo, hombres y mujeres, jóvenes, niños y niñas en todo el mundo. Este objetivo se lleva adelante a través de las siguientes cuatro áreas: énfasis en la fe, énfasis en el compañerismo, énfasis en la comunidad y énfasis en el mundo ”.
El siglo XX, sin embargo, fue testigo de algunas iniciativas y recursos significativos para el enriquecimiento de las escuelas sabáticas alrededor del mundo.
A lo largo del siglo, y hasta hoy, se han producido lecciones para adultos. Comúnmente conocidos como “trimestrales de Escuela Sabática” o “Lecciones de Escuela Sabática” ahora se recomienda el uso del término Guía de Estudio de la Biblia para Adultos (GEBA). Se encuentra disponible en línea un estudio y una secuencia de los temas tratados en estas lecciones para adultos desde 1886 hasta ahora. Un estudio realizado in el 2006 informó la traducción de las lecciones a más de ochenta idiomas, lo que brinda, sin dudas, una de las más importantes influencias para la unidad de la Iglesia mundial.
En 1998 el liderazgo de las oficinas editoriales de la Guía de Estudio de la Biblia para Adultos fue asignado directamente a la Junta Administrativa de la Asociación General, en vez de al Departamento de Escuela Sabática y Ministerio Personal. MiPES se encarga de consultar con las oficinas de la GEBA y de supervisar las capacitaciones a los maestros, publicitar el programa de las lecciones de todas las edades, desde el nacimiento a la adultez, y de producir recursos para apoyarla.
A lo largo del siglo XX, y en el XXI, el programa de los temas para las diferentes edades ha incluido una sucesión de materiales demasiado amplia como para enumerarla. Algunos de ellos, sin embargo, pueden servir como ejemplo de la calidad de medios producidos por el Departamento de Escuela Sabática y Ministerio Personal para el discipulado de niños y jóvenes de la Iglesia.

  • El Eslabón de la Gracia para las edades desde el nacimiento hasta los doce años complementa la serie de estudios de la Biblia con materiales para maestros y padres para animar el aprendizaje activo y transformador en los niños.
  • Real time faith [fe en tiempo real], para las edades de 13 a 14, proporciona un curso de dos años con un enfoque temático al estudio de la Biblia basado en necesidades espirituales específicas e intereses de los adolescentes.
  • Cornerstone Conections [conecciones a la Piedra angular], de 15 a 18 años, proporciona un estudio de cuatro años para los que están en edad de secundaria basado en la narrativa bíblica y en la serie del Conflicto de los Siglos. En cooperación con el Patrimonio de Elena de White, el Departamento de MiPES produjo para este curso los cinco libros de la serie del Conflicto adaptado al lenguaje de hoy.
  • CQ (ex Collegiate Quarterly [universitario trimestral]) es una guía de estudio, basada en los mismos temas trimestrales que la GEBA, pero creada por adultos jóvenes para su mismo grupo de edad.

Además de este amplio programa de guías de estudio de la Biblia de la Escuela Sabática, el MiPES mejora sus esfuerzos para discipular a la Iglesia mundial con una amplia gama de recursos multimedia:
Sabbath School University® [Universidad de la Escuela Sabática], un video semanal de 30 minutos (por satélite e Internet), que muestra a adultos jóvenes en discusiones moderadas sobre la lección semanal de Escuela Sabática.
In Step With Jesus [caminando con Jesús], un curso para nuevos miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en su primer año de Escuela Sabática. Este material busca introducir el legado y las creencias del adventismo en el discipulado de los nuevos conversos.

Una amplia gama de ocho sitios web distintos representan estos materiales y brindan otras publicaciones en audio y video, representaciones de las lecciones de los niños en video, recursos descargables para alumnos, padres, maestros, y medios sociales. Estos sitios se acercan a batir la marca de 4 millones de visitas solo en el 2013.

Aplicaciones para tabletas que incluyen materiales de estudio, materiales de paño lenci para niños, animaciones y otros recursos en audio y video.
Estos comprenden los materiales y recursos más significativos que se han desarrollado en los últimos años para animar un compromiso aún mayor de los miembros de la Escuela Sabática para con el estudio de la Biblia, el compañerismo, el evangelismo y la misión mundial. Ahora, como ya estamos bien entrados en el siglo XXI, y se acerca el 150° aniversario con el pensamiento seguro de que el fin se acerca, se decidió preparar y movilizar más que nunca a los 18 millones de miembros de la Escuela Sabática hacia un discipulado que dure toda la vida, para cumplir la misión de compartir el amor de Dios por la “cosecha de almas”.

Referencias

  1. Este documentos contiene inconsistencias en el estilo pertenecientes al término “Escuela Sabática”. A lo largo de los más de dos siglos en los que este término ha aparecido impreso, el uso de letras mayúsculas y guiones ha variado. El Departamento de Escuela Sabática y Ministerio Personal de la Asociación General ha Adoptado “Escuela Sabática” como estilo aprobado (en inglés), pero en este documento se ha mantenido el uso de letras mayúsculas y guiones original en títulos y citas.
  2. Life Sketches, p. 146.
  3. Elmer L. Towns, “Robert Raikes: A Comparison With Earlier Claims to Sunday School Origins [comparación con consideraciones anteriores del origen de la Escuela Dominical],” Evangelical Quarterly, t. 43 (1971), pp. 69, 70.
  4. Edwin W. Rice, “The First Sabbath School [la primera Escuela Sabática]”, Pennsylvania School Journal, 1875, pp. 342, 343.
  5. Catherine E. Beecher, The Evils Suffered by American Women and American Children: The Cause and the Remedy [maldades sufridas por mujeres y niños estadounidenses: causa y remedio], (New York: Harper & Brothers, 1846), p. 12.
  6. Http://www.spurgeon.org/sermons/2110.htm, visto el 31 de agosto del 2013.
  7. George R. Merrill, “The Sunday School: Robert Raikes and the Eighteenth Century [La Escuela Dominical: Robert Raikes y el siglo XVIII]”, en The Development of the Sunday-school [el desarrollo de la Escuela Sabática], 1780-1905: The Official Report of the Eleventh International Sunday-school Convention, Toronto,
  8. Canada, June 23-27, 1905 [Informe oficial de la décimo primera convención internacional de la Escuela Dominical en Toronto, Canadá], p. 38. Ibíd., p. 39.
  9. Ibíd., p. 42.
  10. James White, “A Paper for Children [un material para los niños]”, Review and Herald, 8 de julio de 1852, p. 5
  11. Arthur W. Spalding, Origin and History of the Seventh-day Adventist Church [origen e historia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día] (Takoma Park, Md.: Review & Herald, 1961), p. 63.
  12. Ibíd., p. 65.
  13. H. M. Hamill, “The Uniform Lesson [la lección uniforme]”, in The Development of the Sunday-school [el desarrollo de la Escuela Dominical], op. cit., p. 88.
  14. Arthur W. Spalding, op. cit., p. 65.
  15. Ibíd., p. 67.
  16. Allan G. Lindsay, “Goodloe Harper Bell: Pioneer Seventh-day Adventist Educator [Goodloe Harper Bell: educador pionero de la Iglesia Adventista del Séptimo Día]” (EdD diss., Andrews University, 1982), p. 99.
  17. Ibíd.
  18. Arthur W. Spalding, op. cit., p. 70.
  19. Ibíd., pp. 71, 72.
  20. Seventh-day Adventist Encyclopedia M–Z [Enciclopedia Adventista del Séptimo Día M-Z], (Hagerstown, Md..: Review & Herald, 1996), p. 510.
  21. Ibíd., p. 511.
  22.  Http://www.measuringworth.com/uscompare/result.php?year_source=1889&amount=19000&year_result=2013, visto el 1° de septiembre del 2013.
  23. Seventh-day Adventist Church 2013 Annual Statistical Report [Informes estadístico anual de la Iglesia Adventista del Séptimo Día], p. 7.
  24. 24 Sabbath School Mission Offering: The Pitcairn (General Conference Session Brochure, General Conference
  25. Sabbath School and Personal Ministries Department [Ofrenda para las misiones de la Escuela Sabática: Las Pitcairn (informe de la Asociación General, Departamento de Escuela Sabática y Ministerio Personal)]), p. 3.
  26. “The True Missionary Spirit [el verdadero espíritu misionero]” The Review and Herald, 10 de julio, 1883.
  27.  Sabbath School Worker [el obrero de la Escuela Sabática], 1 de enero, 1892.
  28. Seventh-day Adventist Encyclopedia M–Z [Enciclopedia Adventista del Séptimo Día M-Z], op. cit., pp. 510, 511.
  29. Ver http://www.sabbathschoolpersonalministries.org/site/1/cooltools/1852SabbathSchoolTopics.pdf, visto el 1 de septiembre del 2013.