Aventureros

Previniendo el abuso contra los niños

Haciendo la diferencia

Todos los padres se molestan con los hijos de vez en cuando.  Es cuando perdemos el control de nuestras emociones y acciones que somos perjudiciales para nuestros hijos. Este seminario considerará lo que puede suceder en la vida de los padres que van más allá de irritarse. No queremos condenar, sino ofrecer comprensión sobre lo que puede acontecer en nuestra vida y que nos puede llevar a herir a nuestros hijos. ¿Qué es lo que los padres, o el Club y la comunidad pueden hacer? ¿Qué puede hacer cada uno de nosotros para contribuir y garantizar que este mundo sea un lugar mejor para los niños?

Al leer estas informaciones procura conocer todos los medios para conducir correctamente a los niños y ayudar a las personas de la comunidad y la iglesia a ser modelos a fin de que los niños sean más semejantes a Jesús. Ellos ven a Dios a través de nuestro comportamiento.

El valor de los niños a los ojos de Dios

Jesús dijo: “Dejad a los niños venid a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19:14, Marcos 10:14, Lucas 18:16). Los niños son dádivas preciosas de Dios. Dios nos los dio para conducirlos y aconsejarlos, y su inocencia y pureza pueden mostrarnos el rostro de Dios. En los días de Jesús, como muchas veces es el caso en nuestros días, los niños eran considerados como propiedad del padre; pero Jesús los presentó como modelo para los adultos que desean conocer la verdad. Jesús no veía a los niños con el mal inherente – debido al pecado original deben ser castigadas para “alcanzar el reino” – o El no habría dicho que el reino de los cielos les pertenece.

Un verso que las personas muchas veces usan para apoyar su posición de castigar a los hijos es: “Evita la vara y arruina al niño”. Ese verso se refiere a la vara del pastor, como en el Salmo 23, cuyo uso era para confortar, La “vara” debería ser usada para conducir y dirigir, no para herir a los niños. Instruir, aconsejar, conducir, guiar, dirigir, confortar, amar a los niños ciertamente no debería ser ahorrado, pero dado en gran medida.

Pablo discute la paternidad al repetir el mandamiento: “Honra a tu padre y a tu madre”, Entonces exhorta a los padres a no herir a los hijos, sino a criarlos en la “disciplina e instrucción del Señor”. Probablemente Pablo estuviese intentando corregir la mala comprensión de los padres que practican el abuso como parte del poder y autoridad de su papel paterno. (De Marie Fortune, Working Together, otoño de 1983).

Vea más:

Características del niños que sufre abuso

Características comunes de los padres que maltratam a sus hijos

Disciplina X Abuso

 

WordPress Image Lightbox