Asociación Ministerial

Historia

La Asociación Ministerial fue formada en la Asociación General, el 26 de mayo de 1922, atendiendo a una carta que buscaba reunir informaciones relativas al trabajo y problemas de los ministros, para formar un medio de compartir esas informaciones y para estimular a hombres y jóvenes que en alguna ocasión fueron capacitados para el ministerio. Fue organizada como una asociación, en vez de un departamento, porque sirve a los ministros en todos los niveles de la organización de la Iglesia, incluyendo aquellos que ministran en otros departamentos.

A.G. Daniells, que había sido Presidente de la Asociación General durante 21 años, fue elegido como el primer Secretario Ministerial. La recién creada Asociación Ministerial dio como primera prioridad, la fe personal del ministro de Cristo. Daniells comenzó el trabajo de la Asociación Ministerial viajando extensivamente por las regiones sudeste, oeste y noroeste de Estados Unidos de América entre 1923 y 1925. Por encontrarse trabajando en Nueva Zelandia, Daniells no estuvo presente en la Sesión de 1888 de la Asociación General en Minneapolis, donde la justificación por la fe fue enfatizada. Mientras estudiaba el asunto, se encontró con un escrito de Elena de White, poco antes del congreso de 1888. El artículo comenzaba así: “Un reavivamiento de la verdadera piedad entre nosotros es la mayor y más urgente de todas nuestras necesidades. El buscar esto debe ser nuestro primer trabajo”. (The Review and Herald, 22 de marzo de 1887, citada en el libro Servicio cristiano, p. 53).

El mismo artículo más adelante hacía una pregunta perspicaz: “¿Usted impedirá la entrada de nuestro bendecido Salvador porque no está preparado para su presencia?”

Daniells sustentó que no permitiría que esto sucediera en su propia vida. Estudiando los asuntos de 1888 de manera exhaustiva e incesante, gradualmente sintió que estaba acercándose más que nunca de su Señor. La justificación por la fe se volvió para él una realidad gloriosa y una experiencia personal con Jesucristo.

En 1926 había preparado una compilación de los escritos de Elena de White titulada Cristo, nuestra justicia, el primer libro de la Asociación Ministerial, que se volvió el libro texto para institutos organizados en todo el mundo. El reavivamiento siguió el rastro de esas reuniones. Individuos como L.E. Froom, Meade MacGuide, Taylor Bunch y Carlyle B. Haynes entendieron el espíritu de reavivamiento de Daniells, aceptaron su énfasis sobre la justificación por la fe y multiplicaron ese énfasis en sus propios ministerios.

Hablando de una relación íntima con Jesús, Daniells escribió a L. E. Froom en 1927: “Durante cuarenta largos años, el Seños estuvo intentando llevarnos a aquella experiencia del pentecostés, a fin de prepararnos para la eficiencia en la evangelización, pero hemos caído de una trampa a otra, de esta manera invalidamos el propósito del Señor. La obsesión en el institucionalismo, en la administración, en el área financiera y en el área misionera extranjera, una tras otra nos han cegado de tal manera que nunca llegamos al bautismo del Espíritu, que es el tema más importante de todos”.

En 1922, Daniells fue invitado a continuar las tareas administrativas por medio tiempo, como secretario de campo para la Asociación General, junto con una nueva misión como Secretario de la Asociación Ministerial. En 1926, renunció al cargo administrativo porque la Asociación Ministerial necesitó de sus servicios tiempo completo. En el mismo año, L. E. Froom y Meade MacGuire se unieron a él como Secretarios Asociados.

En 1927, había un Secretario Ministerial en cada División. Desde el comienzo, los siguientes individuos lideraron la Asociación Ministerial de la Asociación General:

A.G. Daniells (1922-1931) N.R. Dower (1966-1980)
I.H. Evans (1931-1941) J.R. Spangler (1980-1985)
L.E. Froom (1941-1950) W.F. Bresee (1985-1992)
R.A. Anderson (1950-1966) J.A. Cress (1992-2009)

El actual Secretario de la Asociación Ministerial es Jerry Page, que fue elegido en el 2010.
Los institutos pastorales tuvieron sus limitaciones. Incluso con tres hombres de la Asociación Ministerial y otros reclutados para dar seminarios, el campo mundial no podría ser cubierto adecuadamente. Se vio necesario un método de comunicación escrita.

Primero, se distribuían boletines mimeografiados, que muchas veces incluían mensajes de las instituciones. Los obreros pedían consejos prácticos y métodos exitosos para sus áreas de especialidad. Listas de suscripciones separadas y boletines eran preparados por pastores, evangelistas, cantores evangelistas, instructores bíblicos, capellanes y demás. Pero esto no funcionó bien, especialmente cuando los ministros de la mayoría de las áreas ingresaban lo que estaba siendo compartido en cada boletín.

En enero de 1928, la Asociación Ministerial comenzó a publicar mensualmente la revista Ministerio, con el objetivo declarado de profundizar la vida espiritual, desarrollar la fuerza intelectual y aumentar la eficiencia de los pastores adventistas de ganar almas. Desde aquella época, otros libros, publicaciones, cursos y revistas continúan la tradición de ofrecer excelencia en recursos para los pastores.
El Congreso de la Asociación General de 1941, recomendó que uno del equipo de la Asociación Ministerial sea “un evangelista exitoso y con experiencia” y que otro sea “un obrero bíblico calificado y con experiencia”. Para responder a esas necesidades, R. Allan Anderson y Louise C. Kleuser fueron llamados para integrar al equipo ministerial.

En los siguientes años, el trabajo de la Asociación Ministerial se expandió para incluir la coordinación de la denominación en el nivel de programas de evangelización, tales como: Mission 72 [Misión 72], Thousand Days of Reaping [Mil días de cosecha] y Harvest 90 [Cosecha 90]. Los recursos, además de libros, revistas, diapositivas, videos, apuntes para los participantes de seminarios y recursos automatizados, expandieron la educación continua a ministros, con base en el desarrollo de las habilidades pastorales.

Los programas de educación ministerial y teológica recibieron sugerencias del Departamento de Educación y de la Asociación Ministerial de la Asociación General. La implementación de exigencias educacionales mínimas para el ministerio, las prácticas basadas en el campo, la tutoría de pastores jóvenes y la evaluación de la efectividad fueron actividades promovidas.

Otras áreas fueron incluidas al papel de la Asociación Ministerial, que comprendían: alcanzar al clero de otras denominaciones, nutrir y motivar a las esposas de pastores como colegas efectivas en el ministerio en equipo, y capacitar a los ancianos laicos, los que proveen un ministerio de primer contacto para miembros de la Iglesia Adventista local en muchos países.

Además, el ministro necesita de tanta ayuda hoy para reavivar su relación personal con Jesús y ser un ganador de almas exitoso, como cuando la Asociación Ministerial comenzó.

En el cumplimiento de esos objetivos generales, la Asociación Ministerial se concentra en cuatro grupos distintos de individuos:

  • Pastores adventistas del séptimo día
  • Esposas y familias de pastores adventistas del séptimo día
  • Ancianos de las iglesias adventistas locales
  • Pastores de otras denominaciones

Las áreas específicas de énfasis incluyen:

  • Estimular las relaciones entre colegas, la educación y el apoyo a los pastores.
  • Enfatizar la educación de las esposas y de la familia pastoral
  • Priorizar el evangelismo y el crecimiento de la iglesia
  • Desarrollar la educación continua en el campo
  • Mejorar la capacitación en las clases para los alumnos ministeriales
  • Capacitar a los ancianos de las iglesias locales
  • Publicar las revistas Ministerio, AFAM y Revista del Anciano
  • Producir otros recursos que mejoren el conocimiento ministerial
  • Expandir el compañerismo interdenominacional con el clero de todas las denominaciones
WordPress Lightbox Plugin